Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 14 febrero 2016

A esos que se soban, se besan, se desgastan ahí delante sin importarles la lluvia, el grosor de sus chaquetones, el peso de sus mochilones ni el de las miradas cargadas de censura -y de envidia- de quienes esperan a mi lado la llegada del bus y gruñen por lo bajini en señal de desaprobación ante cada bamboleo de la pareja, les trae al pairo en este preciso instante si se van a convidar o no por San Valentín, si celebrarán el día de los enamorados hincándole el diente a una tarta de nata y fresas con forma de corazón o intercambiándose reloj por conjunto de lencería fina.

Ellos y la pasión con la que desafían aquí y ahora al frío, al agua, al viento, a los mirones amargados con los que comparto banco bajo la marquesina del autobús, son el vivísimo ejemplo de que no se necesita fecha en el calendario para festejar la dicha de amar y ser amado y que todo intento de encorsetar en una manera muy particular de manifestar cara a la galería algo tan intrínsecamente incontenible como es el amor resulta, como poco, ñoño. Que sí, que podrá haber mil y una propuestas en el mercado por San Valentín, pero al final todo contiene algo de los tres elementos siguientes: lo rojo, lo picantón, lo empalagoso. A partir de ahí, las mil y una combinaciones posibles que antes apuntaba y que vienen muy bien si uno tiene una tienda, un restaurante o una agencia de viajes -ya que se hace el agosto aun y cuando el personal apenas se ha repuesto tras la cuesta de enero-, pero estarás conmigo en que esto, lo que se dice tener que ver con el amor carnal, con el subidón que condensa tanto sentimiento junto -que si afinidad, complicidad, compañía, empatía, …- de mano a mano, de pies a cabeza, pues poquito, poquito. El mero detalle de que el denominado “día de los enamorados” tenga el patrocinio de un santo inspira un amor comedido, de piquitos, caricia casta, paseíto con carabina y que corra el aire, pero para nada altera la física y la química del amor hecho carne. Además, tan marcada está la fecha en la agenda de la concurrencia que pierde el matiz de trasgresión que supone el encuentro amoroso, incontrolable, impredecible por naturaleza: incluso agenciarse un vibrador, vestir de cuero, hacerse el borde en el momento álgido, comprar casquería literaria subidita de tono o verse una peli guarra no le quita cursilería al 14 de febrero. El fallo no está tanto en celebrarlo, como en hacerlo porque toca. Te equivocas si pretendes que la cena-baile que has reservado para ir con tu marío sea el chute de vigor que esperas reactive el deseo perdido entre los sinsabores de la rutina, si piensas que con poner en el radiocasete del coche ese recopilatorio de arias de ópera versionadas por guaperas que se las dan de tenores tu chica va a caer rendida en tus brazos.

El marco sanvalentinesco es ranciete no ya por tanto lazo, tanto corazón, tanto postín -que, ¡oye!, va en gustos-, sino cuando se nos pasa por alto esa loca y pequeña cosa llamada amor, amor con carne, sudor, saliva, y nos engañamos queriendo hallar en los bombones que nos han regalado las ganas de marcha o en la quedada para solteros -cuyo fin es precisamente dejar de serlo al final de la noche- la última cocacola del desierto.

Miro a esos que están sorbiendo cada gota de amor carnal que les queda y más me convencen de que esto del querer se siente o no se siente y cuando llega hay que estrujarlo y si es en una sesión de spa pijo, bien, pero también bien si es en la poza del pueblo y también bien si es cualquier otro día del año. Que no, que el menú de la noche de autos no incluye suficiente afrodisíaco que ayude a olvidar los silencios diarios que te hacen cuestionar tantas cosas. Que sí, que durante el baile que te echas mientras suena la música piensas más en lo que te molestan los zapatos que en dejarte llevar ahora sobre la pista y en un rato bajo el edredón. No lo digo yo, lo dicen esos dos de ahí delante.

 

mouth-1005436_960_720

 

Publicado en Wadi As Información en su edición de febrero de 2016

Read Full Post »