Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘bajas en el profesorado’

Publicado en Wadi As en su edición del 29 de noviembre de 2013

 

Hasta hace no mucho, opositar pa maestro-escuela era una tarea costosa, pero que ofrecía una grata recompensa para quienes salían airosos de los exámenes. Tener una placica fija, un sueldo asegurao y unos horarios compatibles con los que impone la crianza de hijos eran incentivos que brillaban, y de qué manera, al final de ese túnel de las oposiciones. Esto nos sonaba a chino mandarino a los que seguíamos otras vocaciones; nos tenía que bastar como único acicate ese acto de fe que supone eso de sentirse realizado con el mero ejercicio de la profesión. Hasta no hace mucho, el maestro-escuela que aprobaba las oposiciones pasaba a formar parte de una casta privilegiada, pues tras el no exento de dificultades maratón opositor, le esperaban en la meta alicientes que le ayudarían a soportar la egregia y complicada misión de participar activamente en la formación de los niños, de ponerlos en la senda de un porvenir provechoso. Insisto, otros teníamos que conformarnos con las etéreas mieles de la satisfacción personal, lo cual se queda por el camino después de tanto esfuerzo por contrastar informaciones, para que luego tuiteen más un rumor que esa noticia que ha llevado tanto curro. Pero esto es harina de otro costal. Hoy toca hablar de la docencia y de cómo en apenas unos años ha cambiado totalmente el panorama, tanto, tantísimo, que no hay incentivo que logre frenar el aumento in crescendo de bajas por depresión entre el profesorado de Primaria y Secundaria.

 

Cuando señalamos la crisis como culpable de la mala situación en la que se encuentra la educación en nuestro país, nos quedamos con frecuencia en la crítica a la dotación económica que la Administración destina a esta área, que el clamor general considera insuficiente. Es cierto que reducir gasto supone, entre otras cosas, menos plazas ofertadas en centros públicos, con lo que esto implica de más alumnos y más horas lectivas por profesor. Sin embargo, solemos dejar en el tintero aspectos que tienen también un papel importante. No es ya que los maestros tengan que trabajar con más alumnos, alumnos que por lo general están más interesados en wassapear que en aprender ortografía, sino que encima de contra esa desgana multiplicada deben batallar contra continuas faltas de respeto por parte del alumnado y de los padres de esos niños. En esto de la crisis de la educación en España, claro que los políticos, los que nos gobiernan y también los que han gobernado, tienen mucho que ver, entre otras razones por haber sido incapaces de sentarse unos con otros para elaborar unas directrices sólidas sobre las que asentar ese sistema de enseñanza llamado a sobrevivir a gobiernos de uno y otro color. Pero en paralelo a esta “crisis-de-la-Educación”, hay una profunda “crisis-de-educación”, hay un déficit en la transmisión de valores de padres a hijos, valores basados en el civismo, la capacidad de escucha, el poder de la palabra frente al insulto, el respeto a la autoridad del profesor. Esta mala educación no es cuestión de dinero. Ésta se combate al calor del hogar.

 

Anuncios

Read Full Post »