Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘hoteles’

Hace unas semanas mi familia y yo pasamos unos días de vacaciones en el Harz, en el centro-norte de Alemania. Hemos alternado el disfrute del parque natural en donde se enclava el Brocken (1.142 m.), la cima más alta de la mitad septentrional del país, y los paseos por ciudades aledañas, con siglos de historia a sus espaldas, llenas de rincones hermosos y sembradas de leyendas.

Una vez reposada la experiencia del viaje, me doy cuenta de que ha habido una serie de cuestiones que han contribuido al buen recuerdo que me queda de lo vivido y he pensado que tal vez algunas de ellas puedan ponerse en marcha -si no lo están ya- en Guadix y en su comarca, pues creo que redundan en esa idea de turismo singular y de calidad en el que se confía el porvenir económico y la supervivencia identitaria de la zona.

Establecimientos (restaurantes, apartamentos…)

Entre las iniciativas que vi en restaurantes y que me parecieron muy acertadas, se encuentran detalles muy apreciados en particular por familias, como la mía, con niños pequeños, como es el caso de la existencia en la carta de platos de menú infantil (pasta, escalope, crema de verduras…).

Me pareció muy buena idea la de un restaurante en el que la propia oferta de comidas para peques está impresa en un folio en cuyo reverso hay un “pinta-pinta” con el objeto de que los críos se entretengan pintándolo con unos lápices que prestan mientras llegan sus platos.

Es muy de agradecer que estos establecimientos dispongan de tronas y de muebles-cambiador/colchoncitos-cambiador. Incluso en algunos baños encontré orinales para peques o adaptadores a la taza del váter, ideal para la fase de transición del pañal al retrete.

Cerraré el capítulo “restaurantes” refiriéndome a que no había local en cuya carta no hubiese una sección de platos típicos con una generosa muestra de la gastronomía tradicional local.

Por cierto, los hoteles y apartamentos funcionan como pequeñas oficinas de información turística. Por ejemplo, en el apartamento que arrendamos había un archivador con recomendaciones sobre dónde ir muy pormenorizadas (con direcciones, teléfonos, indicaciones sobre cómo llegar…), así como propuestas de excursiones clasificadas incluso por tipo de dificultad de la ruta.

 

Dotaciones públicas

Aparcamientos. El casco viejo de las ciudades monumentales es en su mayoría peatonal o accesible sólo para residentes. Para descongestionar de tráfico el centro, estos pueblos tienen en su mayoría una serie de aparcamientos habilitados en las inmediaciones del casco viejo (hablo en plural, sí, “aparcamientos”, porque Wernigerode, por poner un ejemplo, urbe de 33.000 habitantes, tiene diez zonas de aparcamiento).

Mapas de la ciudad por todos lados. No hace falta realmente comprarse una guía.

Iglesias visitables. Las iglesias principales de las ciudades más turísticas cuentan con un amplio horario de visitas. Suele haber una taquilla a la entrada donde venden estampas y demás. Suelen ser gratuitas, aunque hay un cepillo para que el visitante colabore con el mantenimiento del templo. Desconozco si los taquilleros son parroquianos, voluntarios culturales o si les paga alguna fundación de defensa del patrimonio cultural (aquí en Alemania hay mucha conciencia al respecto y hay muchas asociaciones y fundaciones sobre el tema).

Parques, jardines, rincones muy cuidados.

Señalizaciones claras y reiterativas. Supongo que para los conductores locales esto será un tanto redundante, pero para quien va de visita es de gran ayuda.

Estrategia

“Estrategia” es, sin duda, lo que hay detrás de cada una de las iniciativas, públicas y privadas, puestas en marcha para el desarrollo turístico de la zona.

Hay una apuesta decidida por sacar el máximo rendimiento posible a la historia local, a la dedicación tradicional, a los recursos naturales.

Tanto ciudades como aldeas, tanto antiguos conventos reconvertidos en hoteles o recintos de esparcimiento como parques temáticos de nuevo cuño -caso de un parque para niños lleno de maquetas de metro, metro y medio, de los monumentos más representativos (castillos, palacios, iglesias…)-, todos se suben a un mismo carro, todos se suman a una única estrategia compartida de venta y promoción, con una oferta diversificada para distintos públicos. Por ejemplo, respecto al “turismo verde”, ya uno sea un senderista que no teme kilómetros ni desniveles o un amateur que se toma con calma el paseo por el monte, ya vaya uno con hijos, con perros, ya esté uno peinando canas como recién graduado, ya sea uno un urbanita o se haya criado en un entorno rural, encuentra una opción de ocio que cubre ampliamente sus expectativas. La oferta se adecua a diferentes perfiles, llega a distintos públicos.

En particular he detectado una gran deferencia hacia las familias con niños pequeños. Hay una clara apuesta por agradar y atraer este perfil de turistas. Hay muchos planes para niños: granjas escuela, zoos con zonas donde poder tocar los animales, teatros de marionetas, museos interactivos…

Muestra de esa estrategia basada en la suma de esfuerzos es la existencia de una tarjeta turística con descuentos en las entradas a monumentos y museos, en restaurantes y en medios de transporte.

Patrimonio histórico-cultural

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Patrimonio natural

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Read Full Post »