Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘pequeño comercio’

Publicado en Wadi AS en su edición del 6 de diciembre de 2013

 

Pensar en Guadix en estos días me lleva a sus calles, donde la gente va y viene a la caza del regalo, en pleno acopio de víveres ante las fiestas. No puedo imaginarme este Guadix prenavideño sin los villancicos que suenan por los altavoces repartidos por el centro de la ciudad o sin los escaparates de las tiendas, en los que cada cual muestra lo mejor que tiene, expuesto entre lucecitas y guirnaldas. Al hilo de estos recuerdos, me pregunto qué sería de Guadix sin su comercio tradicional. Sería algo terrible; primero, para la economía accitana, basada en gran medida en esta actividad al por menor; también, y conectado con lo anterior, Guadix sería menos Guadix, perdería parte de su identidad, unida, por su condición de cruce de caminos, al intercambio comercial; y le quitaría mucha vidilla al pueblo pues, además de puntos de venta, estas tiendas funcionan como lugares de tertulia, información, encuentro.

 

De un tiempo a esta parte, el pequeño comercio accitano ha pegado un bajón considerable. Lo dicen los comerciantes, que ven cómo pasan de largo clientes de toda la vida que ahora acaban yendo al mercadillo, a los veinte duros, a los hiper de Granada. Pero lo dicen también quienes pasan por delante de las tiendas y, cuando ven en los cartelitos lo que cuesta, y comprueban lo finucha que tienen la cartera, aprietan el paso y siguen pa’lante, manque-pese. Este desencuentro no es exclusivo de Guadix. Afecta al sector en general: a la imposibilidad de competir en precios con los grandes almacenes y con la producción china, se suma la crisis, que mantiene el consumo bajo mínimos.

 

Además, los hábitos han cambiado. Se dispone de poco tiempo como para andar yendo a por esto allí, a por eso allá, cuando en un mismo sitio se puede comprar de todo en un rato. También sucede que los horarios de estos pequeños negocios no suelen ser compatibles con los de quien trabaja.

 

Tal vez el pequeño comercio deba responder al desafío que le viene desde distintos frentes aguzando el ingenio y, por ejemplo, apostando por aumentar su presencia online, mimando al cliente habitual con descuentos y esmerándose aún más en ofrecer ese trato cercano y esa garantía de calidad del producto que haga que uno se vaya contento y con la intención de volver, adaptándose a los horarios de la vida moderna, optando por la especialización, viendo a la tienda de al lado no como la competencia, sino como un aliado al que se le manden clientes, a sabiendas que llegarán otros de su parte.

 

Y nosotros, aunque tiesos como la mojama, pongamos cada cual el granito de arena que podamos y entremos en estas tiendas: pensemos en lo que nuestra compra va a hacer de bien en la economía accitana, en lo caro que nos ha salido muchas veces lo barato, en lo animados que están nuestros barrios con estos pequeños comercios, en los que vender es un arte que va más allá de hacer caja.

 

Read Full Post »